sábado, 15 de octubre de 2016

Con 0.4% ganó la mentira en el plebiscito por la paz ¿se nos viene un nuevo frente nacional?



Luego de escuchar el discurso de triunfo del expresidente Alvaro Uribe Vélez quien salió a cobrar la victoria del NO quedan claras las verdaderas intenciones de su campaña: a) impedir que las tierras concentradas con sangre, masacres y desplazamiento en manos de unos pocos de distribuyan y se devuelvan a sus dueños; b) que la concentración del ingreso se mantenga y se fortalezca. Es decir, que se cambie de los acuerdos lo que generó la guerra. Y habló de un gran pacto nacional que no es otra cosa que un nuevo frente nacional.

Según datos oficiales de la Registraduría Nacional del Estado Civil, ganó EL NO  con el 0.4%, escaso margen con  6.431.376 Votos votos sobre el SI que obtuvo 6.377.482 Votos para un total de 12.808.858 de votos válidos; 86.243 no marcados y 170.946 nulos con un total del 99.98% de mesas escrutadas.

Lo más preocupante es que el total de la votación representa el 37.43% de los ciudadanos que podían hacerlo. (13.066.047 de 34.899.945 personas habilitadas), el 62.57 de los colombianos no participaron.

La campaña del NO se basó en eslogan poco serios como que no estaban en contra de la paz sino en  renegociar los acuerdos, eso ya tiene un antecedente en la historia que nos lo recuerda el profesor Rodrigo Uprimny en su columna del 1 de octubre de 2016 en el diario El Espectador, cuando afirma:
"en Chipre el acuerdo mediado por Kofi Annan fue rechazado en voto popular en 2004 y, aunque podía ser renegociado inmediatamente, han pasado 12 años sin un nuevo acuerdo. Y si la guerra no ha vuelto, es porque hay una presencia masiva de fuerzas de la ONU que mantienen separado el país entre el norte turcochipriota y el sur grecochipriota".
Tres días después, el 5 de octubre, el gerente de una de las campañas del NO, la del partido Centro Democrático, reconoció en una entrevista al diario La República  que la campaña se basó en una estrategia de mentira y tergiversación de mensajes para lograr que la gente "se emberracara y saliera a votar por el NO".

El 7 de octubre, un grupo de abogados y abogadas y defensores de derechos humanos instauramos una denuncia penal ante la Corte Suprema de Justicia por el delito de fraude al sufragante y concierto para delinquir en contra de los líderes políticos (parlamentarios) del partido Centro Democrático.

Luego, el 13 de octubre, más de mil doscientos ciudadanos solicitamos al Consejo Nacional Electoral una sanción ejemplar a los promotores del NO, por maniobras engañosas.