sábado, 9 de enero de 2016

El Quimbo y la propaganda oficial disfrazada de noticia

Localización de la represa de El Quimbo (Huila, Colombia)

El gobierno de Juan Manuel Santos Calderón basa su gestión en una especie de esquizofrenia de Estado. Uno de los "yo" habla de paz, de reconciliación; pero el otro "yo" hace todo lo contrario.

El canal de la mentira disfrazada de noticia del gobierno de Santos, son los "medios privados de comunicación".  Los  ejemplos de la esquizofrenia política o de Estado son muchos. En esta entrada miraremos las 5 falacias de Santos sobre #ElQuimbo.

En abril de 2015, el Banco de Datos de Derechos Humanos y Violencia Política del CINEP/PPP (ver revista Noche y Niebla No 50) alertó sobre las graves implicaciones sociales, económicas, ambientales y en materia de derechos humanos del proyecto de la represa de El Quimbo. Los voceros de las organizaciones del Huila, llamaron la atención sobre las graves implicaciones del proyecto, ya que la represa fue construida sobre seis fallas geológicas que harían que ante un temblor relativamente fuerte, podría crear una catástrofe equivalente a 55 Armeros de magnitud. ¿Dónde están los estudios geológicos gubernamentales serios de dicho proyecto? No existen, los estudios lo hace la misma multinacional y los entrega a la ANLA para que les otorgue la correspondiente licencia.

Pero, como era de esperarse, el gobierno esquizofrénico de Santos ordenó el llenado del Quimbo; valiéndose de artimañas técnicas con informes hechos por las mismas empresas y avaladas por la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (ANLA).  —Valga decir que el ANLA no es más que un ente de bolsillo de las multinacionales para dar la apariencia de legalidad ambiental—. Así las cosas El Quimbo arrancó acompañada de séquito de aduladores de la prensa y la radio privada (escuchen al conservador Dario Arismendí de Caracol Radio).

Luego, a mediados de diciembre, la Corte Corte Constitucional ordenó suspender la generación de El Quimbo en razón a que el decreto presidencial que dio vía libre al llenado fue considerarlo inconstitucional por la Corte.

De inmediato el presidente Santos sacó su talento como experto en mediática. Valiéndose de la preocupación generada por los efectos del "fenómeno del niño"[1] que tiene a varios ríos casi secos, entre ellos el río Magdalena, salió a decir que "El Gobierno asegura que debido a la fuerte temporada de sequía, producto del fenómeno de El Niño, es necesario contar con el 5 por ciento que aporta la generación eléctrica de este embalse".

Sin lugar a dudas el llenado de El Quimbo afectó gravemente el rió Magdalena, por su puesto que al cerrar las compuertas para que se llenara la represa en plena sequía pues el cauce del río se iba a secar. Eso lo entiende cualquiera. ¿Qué hay que hacer? DEJAR EL RÍO EN SU ESTADO NATURAL.

----------------------
[1] Tengo la leve sospecha que detrás de la campaña mediática sobre el "fenómeno del Niño", que es real y afecta el suministro de agua, se esconde una gran verdad y es el impacto de la irresponsable exploración y explotación petrolera. Resulta lógico pensar que si se rompen los acuíferos subterráneos, los humedales y ríos se secan y por consiguiente no hay agua para que se evapore, suba y se convierta en nubes y lluvia. ¿No?  ¿Algún experto me puede aclarar la duda del alma?