martes, 25 de agosto de 2015

De que duele, duele

Esta triste situación humanitaria en la frontera con el hermano país de Venezuela, me recuerda lo que pasó en 2002 y 2003 con las "Zonas de Consolidación y Reconciliación" en Arauca y Sucre. Por esa época fueron encerrados como ganado cientos de miles de colombianos en las canchas de futbol de Saravena, Arauquia (solo por poner unos ejemplos), muchos de ellos encarcelados, sindicados de lo mismo que hoy los sindican; muy parecido a lo que hoy pasa en territorio venezolano.

La diferencia, es que en esa época no hay había cámaras ni de RCN, ni de Caracol, ni estaba la Wradio, Bluradio, El Tiempo  (la voz de los grupos económicos de Colombia) y los pocos titulares que salían, hacían referencia a la "defensa de la patria, la lucha contra el terrorismo...", claro eso no era fascismo, ni quien lo ordenaba se parecía a la "noche y niebla del Fühler". Tampoco había etiquetas #CrisisenLaFrontera.

Con toda seguridad, esos hombres, mujeres y niños, que hoy Maduro trata como animales —muchos y muchas— salieron despavoridos de Arauca y Norte de Santander huyendo de la "seguridad democrática" en 2002 y  2003 a buscar refugio en el territorio de Chavez.