lunes, 12 de agosto de 2013

50 años después

Javier Giraldo Moreno, S.J. (izquierda) y Luis Grajales Pbro (derecha) /Foto: William Rozo, julio 31 de 2013
Eran cerca de las 6:30 de la mañana del miércoles 31 de julio. El avión de Satena dejó atrás la capital de Colombia y tomó rumbo suroriente en dirección a San José del Guaviare. El padre Javier Giraldo Moreno, S.J. —como es habitual desde hace más de 30 años en la defensa de los derechos humanos— viajaba a San José del Guaviare con la firme intensión de avanzar en encontrar alguna salida a los más de 571 cadáveres en situación de no identificados que yacen allí. Lo que quiere decir que hay el mismo número de familias que buscan un ser querido.

Bogotá D.C., julio 31 de 2013 (6:30 a.m.)  /Foto: William Rozo, julio 31 de 2013
Pero además de la tarea —opción de vida— en la defensa de los derechos humanos, al padre Javier Giraldo le esperaba el reencuentro con otro sacerdote con quien no se vía hacía 50 años cuando los dos estudiaban filosofía en la Ceja, Antioquia.

Avión de Satena surca los cielos de la orinoquía colombiana rumbo al aeropuerto de San José del Guaviare  /Foto: William Rozo, julio 31 de 2013
El padre Luis Grajales llevá más de 50 años de actividad pastoral en las selvas colombianas. Llegó muy joven a la entonces prefectura apostólica del Vaupés, allí luego de trabajar por un par de años en educación fue ordenado sacerdote. Luis Grajales fue inicialmente misionero Javeriano en Yarumal Antioquia de donde fue expulsado por su pensamiento y simpatía con los movimientos cristianos y teológicos surgidos como consecuencia del Concilio Vaticano II y el Documento de Medellín.

Llegada al aeropuerto de San José del Guaviare (julio 31 de 2013)  /Foto: William Rozo, julio 31 de 2013
Más tarde esta corriente de pensamiento y forma de ver y asumir la pastoral al interior de la iglesia fue conocida como la teología de la liberación fuertemente perseguida por la jerarquía católica. En días pasados el padre Javier Giraldo M., S.J. publicó su tesis de grado de teología titulada La teología frente a otra concepción del Conocer como una contribución a la reflexión.

Empadronamiento aeropuerto de San José del Guaviare.  /Foto: William Rozo, julio 31 de 2013

Luego del respectivo empadronamiento en el aeropuerto de San José del Guaviare, el padre Giraldo se dirigió a la casa del padre Luis Grajales ubicada en un sector deprimido del municipio. El padre Grajales tiene un hogar de acogida para niños, niñas y jóvenes campesinos de lugares apartados que estudian en la capital del departamento y por supuesto, no tienen donde vivir.

Javier Giraldo M., S.J. y Luis Grajales Pbro se reencuentran después de 50 años  (julio 31 de 2013 3:00 p.m.) San José del Guaviare, Guaviare.  /Foto: William Rozo, julio 31 de 2013
"Vamos a ver si es el mismo. Si! es él, el mismo", exclamo el padre Giraldo al verlo. Fue un encuentro emotivo y a pesar del corto tiempo del reencuentro, fue lleno de anécdotas y vivencias. Después de un par de horas llegó la hora de despedirse. El trabajo programado no daba espera había que continuar.

Casa del padre Luis Grajales ye San José del Guaviare, Guaviare.  /Foto: William Rozo, julio 31 de 2013
San José del Guaviare al igual que muchas otras poblaciones de la orinoquía colombiana albergan cientos de miles de historias de dolor que esperan ser contadas. El Padre Javier Giraldo M., S.J. está interesado en empezar un trabajo de recuperación de la memoria de las víctimas de la violencia. Que son mucho más que estadísticas y análisis de intelectuales insensibles.

Como todas las apuestas del padre Giraldo, no es una tarea fácil, hay miedo y la presencia de los grupos paramilitares es latente. Allí el paramilitarismo solamente cambió de nombre y de uniforme. "tenemos información confiable que el bloque Guaviare y Meta tienen en la zona una estructura de más de ochenta hombres fuertemente armados y uniformados de negro que hacen presencia en la Trocha Ganadera", afirma fuente de la Defensoría del Pueblo del Guaviare

Javier Giraldo M., S.J. y Pablo Cala de PCS caminan por trochas (calles) de San José del Guaviare, Guaviare.  /Foto: William Rozo, julio 31 de 2013