domingo, 17 de marzo de 2013

Ley de víctimas y restitución: los mismos con las mismas, engañando alos mismos

Más de 444 desplazados y aterrorizados campesinos llegaron a Pastoral Social de Villavicencio entre el 22 y el 25 de julio de 1997
Desplazados de Mapiripán (Meta) llegan a Villavicencio, Julio 22 de 1997

El gobierno de Juan Manuel Santos se alista a celebrar los "éxitos con la ley de víctimas y restitución de tierras". Hay noticias que el propio presidente va a encabezar los actos de conmemoración del 9 de abril -día de las víctimas-

Pero la Ley 1448 de 2011 conocida como la ley de víctimas y restitución de tierras, más allá de ser un listado de buenas intenciones y un fortín para la burocracia y la politiquería, no es una política que se pueda llegar a operativizar a favor del campesinado y las víctimas colombianas.

Muchas organizaciones de víctimas y defensores de derechos humanos, han centrado sus esperanzas en los "beneficios" de la ley de víctimas. Después de tantos años de sufrimiento, -cualquier caricia es cariño-, no los juzgo. Solo quiero expresar mi preocupación. Pues más allá del enunciado de derechos (limitados) y buenas intenciones (limitadas), la cacareada ley de víctimas no es más que eso, solo enunciados. Difícilmente se va a ejecutar, no va a ser una ley operativa -como muchas leyes en este país santanderista y kafkiano-

El problema es más de fondo: los mismos con las mismas

Las causas estructurales que generan la enorme desigualdad (caldo de cultivo de las violencias) que vive el pueblo colombiano, que de paso hay que decirlo: nada en la riqueza de todo orden.  Tienen que ver, entre otros aspectos, con las relaciones de poder. Mientras a Colombia lo siga gobernando la élite mezquina que nos ha gobernado por siglos, jamás va a haber leyes que sirvan. ¿Se imaginan? La aludid de los derechos de las víctimas, Paula Gaviria Betancur, es la nieta de expresidente Belisario Betancur Cuartas. Es decir, los mismos con las mismas, engañando a los mismos.

No sería raro que en unos meses o años, la nieta de Belisario, salga a la palestra electoral con la bandera de las víctimas. ¿Por qué lo digo? Solo basta leer la cuenta de twitter @PaulaGaviriaB, ya está en campaña.

Este es solo un caso de cómo las élites que gobiernan a Colombia (Los Santos, Ardila, Betancur, Gaviria, Santodomingo, Angulo, Samiento, Pastrana...) Se inventan leyes que aparentemente son progresistas y liberales, y luego, nombran a sus familiares o hermanos de clase para que las "ejecuten". ¿Para qué? Simple, para mandar un mensaje a la comunidad internacional en el sentido que hay plena vigencia de derechos. Pero que en la práctica son reformas y más reformas para que todo siga igual: los ricos cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. Eso si "en democracia".

Más propaganda que realidad

La ley de víctimas y restitución de tierras es más propaganda que realidad. La realidad es la misma que la de todos los programas del gobierno aristócrata de Bogotá: clientelismo, publicidad y migajas.

La Unidad de Víctimas y la Unidad de Restitución, al igual que cualquier otra entidad del gobierno, tanto del nivel nacional como regional, se convirtieron en fortines politiqueros.

Para empezar, los jueces de restitución de tierras están siendo nombrados a dedo, así se desprende de un informe de @noticiasuno el pasado 10 de marzo de 2013.




Pero ahí no termina la "verdad verdadera", los campesinos despojados tienen que ir y pedirle permiso a los despojadores para que les permitan levantar las coordenadas de sus predios despojados.  Por favor!




Y para completar el circulo vicioso de: usted si tiene derecho, pero... La procuraduría ha decido "reducir gastos" y no nombrará procuradores para procesos de restitución de tierras. Claro con este procurador, no es una mala noticia; con esta vergüenza de procuraduría con toda seguridad, los defensores de las víctimas del despojo terminarían defendiendo a los despojadores como pasa en el los procesos de desaparición forzada y ejecuciones extrajudiciales.