domingo, 3 de febrero de 2013

El futuro de la TV Pública del país está en juego

El reconocido periodista Hollman Morris, uno de los periodistas que más a investigado, documentado y publicado  las graves violaciones a los derechos humanos e infracciones al DIH en Colombia, y que hoy dirige el Canal Capital, el canal público del Distrito, publicó hoy en twitter
 Lo primero que hay que decir es que la TV pública en Colombia, ha estado en juego desde hace muchos años. Los mismos que lleva el modelo económico, político y social que nos ubica hoy como el séptimo países más desiguales en el continente. ¿Cómo es posible que semejante problemática no haya tumbado gobiernos, políticos...? Pues es posible en gran medida a que la sociedad es dominada por el terrorismo y la TV, claro en manos de los monopolios privados que concentran la riqueza.

Dicho lo anterior, a Hollman Morris le espera una muy segura muerte política por parte de la Procuraduría -Ojalá no, quiero estar equivoco-, eso si no esperemos en la "providencia" referencia alguna a los contenidos de memoria, derechos humanos o denuncias contra las mafias del establecimiento. No, muy seguramente el "ente de control" va a sancionar a Morris porque no siguió determinado procedimiento burocrático, o porque no hizo determinado trámite a la hora de realizar los contratos. Es decir, que la Procuraduría va a recurrir a la ya conocida táctica de "buscarle la caída para sacarlo del camino".

¿Y por qué la exhaustiva y eficiente investigación contra Hollman Morris? No es por que Morris se haya robado dinero o actuado en detrimento de los intereses de Canal Capital, seguramente eso va a quedar demostrado -que Morris es un hombre honesto-. No, la "eficiencia" del ente de control obedece a que en lugar de proteger los intereses de los bogotanos, está ahí es para defender los intereses de las mafias privadas que controlan la administración pública y la información que reciben los colombianos. Quizá no porque todos estén a la altura de "los primos Nule", sino porque los privados (RCN, Caracol, CM&, Prisa...) sienten que Canal Capital puede amenazar su monopolio y develar sus crímenes de hambre.

Desigualdad, medios masivos de comunicación y derechos humanos

No es posible que un país pueda vivir con semejantes indices de degradad y miseria sin protestar. ¿Cómo se explica? No es una tarea fácil de descifrar, son muchos los factores. Pero uno de los aspectos clave, es el control de las mentes de los ciudadanos a partir del tipo de información que se les inyecta sin que siquiera se den cuenta.

Y aquí el debate no es si la TV es pública o privada. En mi opinión, el debate está en la calidad del derecho a la información que tiene una sociedad como la colombiana. Con todo respeto con Hollman, pero yo estoy de acuerdo que todo el poder que tienen RCN y Caracol para "moldear la opinión pública", esté bajo el control de un siniestros personajes como Alvaro Uribe Vélez o el propio Juan Manuel Santos.

El debate se tiene que centrar en clave de derechos humanos, en este caso, derecho a la información. Todos los ciudadanos tenemos derecho a recibir información verás completa y oportuna sobre las situaciones políticas, económicas y culturales que nos afectan. Ahí está el meollo del asunto.

Con toda seguridad una ciudadanía bien informada, no actuaría como actúa en relación con temas que nos afectan de forma grave a todos. Por ejemplo: el derecho a la salud o la educación superior de calidad, solo por citar un par de ejemplos.

Pero volviendo al proceso disciplinario en contra de Hollman Morris, no es solo porque sea TV pública o privada. Es porque lo que está haciendo Canal Capital es televisión de calidad, en clave de derechos humanos. Y si a ello se le suma, que pueda llegar a ser rentable en términos de dinero y de audiencia, pues de inmediato van a saltar los dueños de las mentes, recursos y las vidas de millones de colombianos a ponerle talanqueras en la rueda.